En este caso entran papas, recién cosechadas, llenas de tierra a la lavadora de tambor y salen completamente limpias y son listas para procesar. No habrá peligro dañar los cuchillos usados en la línea de producción. Esta máquina quita todas las piedrecillas y otras inclusiones indeseables del producto.